Nada mejor que tomarse un aperitivo antes de la comida, esa costumbre tan de aquí como el gastar el dinero en esa lotería que nunca toca. Al menos, el aperitivo se disfruta bilateralmente. El que lo toma, y el que anda cerca haciendo fotografía de calle. Salud!