Baila, baila, baila, bailarina, él siempre espiando tras de una cortina.
Ese amor secreto que pretende y que le esquiva que se escapa como el humo de puntillas. Baila, baila, baila, bailarina.

Baila bailarina