Las lecturas mañaneras en el parque son todo un clásico en la fotografía de calle, y es que cuando uno tienen todo el tiempo del mundo, no hay nada mejor que mirar una buena obra desde la valla de la constructora, dar de comer migas de pan a las palomas o simplemente leer el periódico en el banco central del parque.