El juego que da un reflejo en cualquier cristal callejero es tan amplio que a veces me quedo atrapado por esa magia de poder mezclar todo tipo de imágenes que pasan a mi alrededor. Doble exposición sin truco ni cartón.