A favor de la experimentación decir que el trepidar, no se va a acabar. Nada mejor que experimentar la sensación de movimiento que da el hecho de bajar la velocidad de la cámara y ver los resultados según van saliendo del horno. Viva la poca luz, viva la velocidad de la lentitud.