La siesta es una costumbre consistente en descansar algunos minutos, después de haber tomado el almuerzo, entablando un corto sueño con el propósito de reunir energías para el resto de la jornada o resistir una noche larga.