Un techo blanco de coche, un árbol esquinero y una señora totalmente a juego con moño, bufanda y unas gafas negras de pasta. Combinación irresistible para la foto de calle ¿no?