Nada mejor que tener tu propia pata de cabra para las largas esperas en los semáforos de la city. No salgas sin ella... sin la pata, claro.