En cada rincón se esconde la mejor escena que puedas imaginar, o al menos, lo que cada uno de nosotros es capaz de ver. Y es que la magia se esconde siempre en todos esos pequeños detalles.