Un cajero acristalado en pleno centro de Valencia. Castellanos, zuecos, mocasines, sandalias, loubotines, merceditas, alpargatas, babuchas, huaraches, deportivas, manoletinas, naúticos, pantuflas... todo vale, sólo queda buscar tras el cristal.